Honorarios

El abogado es un profesional liberal cuya cantidad de honorarios se fija libremente con su cliente.

Los honorarios de la firma Herrera Cesareo son competitivos y corresponden realmente a las diligencias llevadas a cabo, teniendo en cuenta los siguientes factores (de conformidad con los términos del artículo 10 de la ley n ° 71-1130 de 31 de diciembre de 1971 y el artículo 11-2 del reglamento nacional de la profesión de abogado):

– el tiempo dedicado al caso
– el trabajo de investigación a realizar
– la importancia de los intereses involucrados
– el impacto de los honorarios y gastos de la empresa a la que pertenece
– la reputación, calificaciones, antigüedad, experiencia y especialización de nuestra firma
– los beneficios y resultados obtenidos a favor del cliente gracias a nuestro trabajo
– el servicio prestado al cliente
– la situación patrimonial del cliente.

En aras de la transparencia y la previsibilidad, es fundamental para nosotros que nuestros clientes puedan anticipar parcial o totalmente el pago de nuestros servicios; por ello, desde la primera consulta, evaluamos el tiempo y el costo de nuestra intervención. A continuación, determinamos claramente el monto de nuestros honorarios o su método de determinación, así como los diversos honorarios y desembolsos que se contemplan, para finalmente acordar una tarifa que agrupa estos elementos, reflejada en un documento firmado con nuestros clientes desde el comienzo del trabajo que nos ha sido confiado.

Somos conscientes de que recurrir a los servicos de un abogado puede resultar costoso para los litigantes, ya sean individuos o pymes, por lo que ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de pagar nuestros honorarios a plazos, en varias cuotas mensuales, sin intereses.

           

1. Tarifa por tiempo dedicado:

Proponemos una tarifa por hora que determinamos junto al cliente por adelantado.

Nuestra tarifa habitual por hora es de 230 €.

A esta suma, se le agrega cuando se requiere, la regulación del IVA, que asciende al 20%.

En este método de facturación, nuestra firma envía periódicamente a sus clientes un registro detallado de las diligencias que ha llevado a cabo y el tiempo que ha dedicado a su asunto.

Se recomienda este método de pago por horas cuando resulta imposible evaluar por adelantado el tiempo que se debe invertir en un asunto.

2. Tarifa plana:

El despacho y el cliente acuerdan un precio global, es decir, una tarifa que incluye todas las diligencias a realizar para llevar a cabo el caso encomendado.

Ejemplos de tarifa plana aplicados por la firma:

Los precios indicados a continuación son indicativos. Pueden evolucionar de acuerdo con la naturaleza y la complejidad del negocio y estar acompañados por una tarifa complementaria.

– La primera cita de consulta, sin abrir el asunto, se factura entre 150 € y 230 €, según el tiempo empleado, si el asunto se confía al gabinete.
– Divorcio por mutuo consentimiento entre 1.000 € y 2.500 € según la situación familiar y patrimonial de la pareja.
– Procedimientos ante el Tribunal de Instancia o el Tribunal de Policía entre 1.000 y 2.000 €.
– Procedimiento «en resumen», ante el Tribunal de Grande Instance o el Juzgado de lo Mercantil, entre 1.500 € y 2.500 €.
– Procedimientos «sobre el fondo», ante el Tribunal de Grande Instance o ante el Tribunal de Comercio entre 2.500 € y 5.000 €.
– Procedimiento ante el Juzgado Penal (sin apertura de información judicial) entre 1.500 € y 2.500 €.
– Procedimientos de recurso entre 1.500 € y 5.000 €, IVA excluido, en particular en función de la naturaleza de la decisión impugnada.
– Procedimiento ante el Juez de Ejecución, el Juez de la Libertad y la Detención o el Juez de Aplicación de los Castigos, entre 1.000 € y 2.000 €.

3. Tarifa por resultados:

Esta es una tarifa complementaria a una tarifa fija o una tarifa de tiempo que se abonará a nuestro despacho.

Esta tarifa se establece generalmente entre el 8% y el 15% de las ganancias que se le cobrará al cliente al final del procedimiento.

La(s) ganancia(s) obtenida(s) por el cliente corresponden a todas las sumas que el cliente pueda recuperar u obtener (ya sea en capital como en intereses), así como las que se le asignarán, incluidos los daños y los intereses.

4. La suscripción:

Este tipo de tarifa resulta interesante al cliente cuando recurre periódica y regularmente a los servicios de nuestra empresa. En este caso, acordamos con el cliente un importe en forma de suscripción.

El cliente paga a nuestra empresa, generalmente mensualmente, un precio acordado durante un período específico. A cambio, nuestro despacho se compromete a realizar una serie de diligencias (como consultas legales, escritos legales, etc.) o a dedicar al cliente un número determinado de horas.

5. Asistencia jurídica:

Nuestro bufete acuerda intervenir puntualmente como asesoría legal. Esto permite que algunas personas con recursos limitados puedan beneficiarse en base a unas tarifas escaladas revisadas anualmente.

Nuestras tarifas son pagadas bajo las condiciones establecidas por la ley.

Los pagos pueden realizarse en efectivo (hasta un límite de 1.000 euros), mediante cheque o transferencia bancaria.

Cuando nuestro despacho acepta un asunto, en regla general solicitamos al cliente el pago anticipado de una provisión de fondos proporcional a nuestros gastos y tarifas.

Esta disposición no va más allá de una estimación razonable de los costos y desembolsos probables causados ​​por el asunto.

En ausencia de pago de la disposición solicitada, nuestro despacho podrá abandonar el caso o retirarse de él.

Otras posibles tarifas:

Además de las tarifas, el cliente puede tener que pagar a nuestra empresa otras tarifas complementarias:

Los emolumentos, cuya cantidad está regulada y que son causadas por ciertas intervenciones ante un tribunal

Los posibles recursos presentados, ya sea mediante un escrito o un trámite administrativo, ante la mayoría de las jurisdicciones

Los desembolsos y gastos operativos, correspondientes a las sumas de dinero posiblemente adelantadas por el abogado en nombre de su cliente.

Desde la orden n° 2015-1033, de 20 de agosto de 2015, relativa a la solución extrajudicial de litigios con los consumidores, existen dos vías disponibles para el cliente que desee impugnar los honorarios del abogado:

– a través del servicio de mediación de «la médiation de la consommation de la profession d’avocat» 
– a través del decano/presidente del Colegio de Abogados correspondiente, un procedimiento conocido como «impuesto de honorarios» previsto en los artículos 174 y siguientes del Decreto No. 91-1197 de 27 de noviembre de 1991.

El abogado es un profesional liberal cuya cantidad de honorarios se fija libremente con su cliente.

Los honorarios de la firma Herrera Cesareo son competitivos y corresponden realmente a las diligencias llevadas a cabo, teniendo en cuenta los siguientes factores (de conformidad con los términos del artículo 10 de la ley n ° 71-1130 de 31 de diciembre de 1971 y el artículo 11-2 del reglamento nacional de la profesión de abogado):

– el tiempo dedicado al caso
– el trabajo de investigación a realizar
– la importancia de los intereses involucrados
– el impacto de los honorarios y gastos de la empresa a la que pertenece
– la reputación, calificaciones, antigüedad, experiencia y especialización de nuestra firma
– los beneficios y resultados obtenidos a favor del cliente gracias a nuestro trabajo
– el servicio prestado al cliente
– la situación patrimonial del cliente.

En aras de la transparencia y la previsibilidad, es fundamental para nosotros que nuestros clientes puedan anticipar parcial o totalmente el pago de nuestros servicios; por ello, desde la primera consulta, evaluamos el tiempo y el costo de nuestra intervención. A continuación, determinamos claramente el monto de nuestros honorarios o su método de determinación, así como los diversos honorarios y desembolsos que se contemplan, para finalmente acordar una tarifa que agrupa estos elementos, reflejada en un documento firmado con nuestros clientes desde el comienzo del trabajo que nos ha sido confiado.

Somos conscientes de que recurrir a los servicos de un abogado puede resultar costoso para los litigantes, ya sean individuos o pymes, por lo que ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de pagar nuestros honorarios a plazos, en varias cuotas mensuales, sin intereses.

           

1. Tarifa por tiempo dedicado:

Proponemos una tarifa por hora que determinamos junto al cliente por adelantado.

Nuestra tarifa habitual por hora es de 230 €.

A esta suma, se le agrega cuando se requiere, la regulación del IVA, que asciende al 20%.

En este método de facturación, nuestra firma envía periódicamente a sus clientes un registro detallado de las diligencias que ha llevado a cabo y el tiempo que ha dedicado a su asunto.

Se recomienda este método de pago por horas cuando resulta imposible evaluar por adelantado el tiempo que se debe invertir en un asunto.

2. Tarifa plana:

El despacho y el cliente acuerdan un precio global, es decir, una tarifa que incluye todas las diligencias a realizar para llevar a cabo el caso encomendado.

Ejemplos de tarifa plana aplicados por la firma:

Los precios indicados a continuación son indicativos. Pueden evolucionar de acuerdo con la naturaleza y la complejidad del negocio y estar acompañados por una tarifa complementaria.

– La primera cita de consulta, sin abrir el asunto, se factura entre 150 € y 230 €, según el tiempo empleado, si el asunto se confía al gabinete.
– Divorcio por mutuo consentimiento entre 1.000 € y 2.500 € según la situación familiar y patrimonial de la pareja.
– Procedimientos ante el Tribunal de Instancia o el Tribunal de Policía entre 1.000 y 2.000 €.
– Procedimiento «en resumen», ante el Tribunal de Grande Instance o el Juzgado de lo Mercantil, entre 1.500 € y 2.500 €.
– Procedimientos «sobre el fondo», ante el Tribunal de Grande Instance o ante el Tribunal de Comercio entre 2.500 € y 5.000 €.
– Procedimiento ante el Juzgado Penal (sin apertura de información judicial) entre 1.500 € y 2.500 €.
– Procedimientos de recurso entre 1.500 € y 5.000 €, IVA excluido, en particular en función de la naturaleza de la decisión impugnada.
– Procedimiento ante el Juez de Ejecución, el Juez de la Libertad y la Detención o el Juez de Aplicación de los Castigos, entre 1.000 € y 2.000 €.

3. Tarifa por resultados:

Esta es una tarifa complementaria a una tarifa fija o una tarifa de tiempo que se abonará a nuestro despacho.

Esta tarifa se establece generalmente entre el 8% y el 15% de las ganancias que se le cobrará al cliente al final del procedimiento.

La(s) ganancia(s) obtenida(s) por el cliente corresponden a todas las sumas que el cliente pueda recuperar u obtener (ya sea en capital como en intereses), así como las que se le asignarán, incluidos los daños y los intereses.

4. La suscripción:

Este tipo de tarifa resulta interesante al cliente cuando recurre periódica y regularmente a los servicios de nuestra empresa. En este caso, acordamos con el cliente un importe en forma de suscripción.

El cliente paga a nuestra empresa, generalmente mensualmente, un precio acordado durante un período específico. A cambio, nuestro despacho se compromete a realizar una serie de diligencias (como consultas legales, escritos legales, etc.) o a dedicar al cliente un número determinado de horas.

5. Asistencia jurídica:

Nuestro bufete acuerda intervenir puntualmente como asesoría legal. Esto permite que algunas personas con recursos limitados puedan beneficiarse en base a unas tarifas escaladas revisadas anualmente.

Nuestras tarifas son pagadas bajo las condiciones establecidas por la ley.

Los pagos se pueden realizar en efectivo (hasta un límite de 1.000 euros), mediante cheque o transferencia bancaria.

Cuando nuestra empresa acepta la carga de un archivo, generalmente le pedimos al cliente, el pago anticipado de una provisión que valga la pena en nuestros gastos y tarifas.

Esta disposición no va más allá de una estimación razonable de los costos y desembolsos probables causados ​​por el archivo.

En ausencia de pago de la disposición solicitada, nuestra firma puede abandonar el caso o retirarse de él.

Otras posibles tarifas:

Además de las tarifas, el cliente puede tener que pagar a nuestra empresa otras tarifas que no cuentan directamente en nuestra compensación:

Los emolumentos cuya cantidad está regulada y que se debe durante ciertas intervenciones de un abogado ante un tribunal;

Los posibles recursos presentados, ya sea mediante un escrito o un trámite administrativo ante la mayoría de las jurisdicciones;

Los desembolsos y gastos operativos que representan las sumas de dinero posiblemente adelantadas por el abogado en nombre de su cliente (como los honorarios o experiencia del alguacil …).

Desde la orden n° 2015-1033, de 20 de agosto de 2015, relativa a la solución extrajudicial de litigios con los consumidores, existen dos vías disponibles para el cliente que desee impugnar los honorarios del abogado:

– a través del servicio de mediación de «la médiation de la consommation de la profession d’avocat» 
– a través del decano/presidente del Colegio de Abogados correspondiente, un procedimiento conocido como «impuesto de honorarios» previsto en los artículos 174 y siguientes del Decreto No. 91-1197 de 27 de noviembre de 1991.